lunes, 5 de mayo de 2008

Después de un largo letargo, me encuentro con esto...

Hoy regresé de mi largo viaje a Champotón, donde trabajé bastante para poder solventar mis gastos, y vaya que los solventé, ¡por fin compre el Oblivion edición especial! Luego reseñaré algo del juego, lo más importante es que me enteré que todavía sigue el caso Sergio Witz. A pesar de lo estúpido que parezca, aún hay gente política y ejecutiva, que se empecina con verlo pagar una condena. Pero lo más increible es que en verdad se sienten ofendidos por insultar a “su bandera”.

Como recordarán, Sergio Witz es acusado por insultar símbolos patrios en su poema “La patria entre mierda” y fue consignado a las autoridades para que se le enjuiciara. Bueno, yo tuve el privilegio de ser alumno del poeta campechano por un año (incluso fueron prensa gringa en una de las clases en la que estaba presente) y sufrí las explicaciones de sus acusaciones, y siempre en un tono sereno nos las explicaba con objetividad y claridad; y eso, junto con lo que leíamos en la prensa, supimos que nuestro estado seguía siendo un pueblo. Eso fue hace ya casi cuatro años y es increíble que todavía siga en vigencia. Es plausible el empeño que le han puesto los señores de la ley para este caso, sólo espero que así sean con los verdaderos culpables y homicidas, y no con personas que ejercen su derecho a la libertad de expresión.

Hoy abrí el periódico y me topo con que piden cárcel para el denominado “poeta maldito” de Campeche. Primero que nada, el mote que subrayan los hombres de peluca y martillo de madera, al nombrarlo “peta maldito”, mote que se lo pusimos los alumnos, y amigos cercanos al señor Sergio Witz, es prueba de que tienen una conciencia del siglo XVIII, en donde Baudeliere, Blake entre otros, eran denominados así, por presentar una poesía irreverente y oscura. Creo que no hay necesidad de decir que las leyes en esa época, poco tuvieron de cercanía con la de ahora, pues con decir que en esos tiempos, todavía se creía que los negros no tenían alma y que el esclavismo era un derecho, sería suficiente. Pero parece que en Campeche se ha estancado el tiempo, es un Macondo involutivo. Creo que si hubiera un juicio sobre el poema debería ser sobre si existe estética en dicho poema o no, y no cuestionar si es ofensivo para la bandera y los mexicanos, que en realidad los mexicanos están ofendidos por otras cosas que no tienen que ver con una bandera tricolor, que es una copia burda de la italiana, y que sí tiene sustento histórico el pirataje (sería un buen tema).

El poema es muy malo, de hecho, no contiene tal estética ni ritmo ni entonación. Sí tiene cabeza y riñones, pero es malo en general. Y del poeta Sergio Witz, puedo decir que es mejor persona que poeta. Es un hombre inteligente y con un sentido alto de perspicacia que muy pocos tienen. Sus conversaciones son tan ricas que no hacía falta que nos dijera que no eran clases los que nos daba, ya que nunca tuve un fastidio en las dos horas que nos daba al día. Gracias a sus charlas conocí a Walt Whitman, Girando y Alfonsina Storni.


Este es Sergio Witz. Está en su casa, un dato, son por los libros en bolsa que está a sus espaldas. Muchos dicen que se parece a :


Jean-Paul Sartre. Podría ser, pero yo le encuentro un parecido a:

Gaetan Moliere de Atlantis de Disney ¿A poco no se parece más?

Todo el retrato que consiguió explotar, fue gracias a las autoridades que se encargaron de lanzarlo al estrellato. De hecho, creo que es más parte el hecho de que se dieron cuenta de lo que hicieron, que la misma creencia de saber que está ofendiendo al lábaro patrio, lo que empecina a estos bodoques a seguir talachando algo que no necesita arreglo.

El juicio se ha llevado tiempo, y se ha llevado a muchos lugares que se han nombrado incompetentes para ese tema. De Campeche pasaron a Mérida, de Yucatán, a Cancún, y de ahí al D.F. y del D.F. ha vuelto a Campeche, y ya no sé donde más, pero por lo menos han tenido la decencia de decir la verdad: “Somos incompetentes”. De hecho, la semana pasada, leí que Witz llevó a dos lingüistas para demostrar su inocencia, y uno de ellos era Kenya Aubri, maestra, que también me dio clases en la universidad. Y si ella explicó el “Yo poético” como daba sus clases en la UAC, espero que no le haya hecho más mal que bien, y no lo digo porque sea mala, al contrario, era muy buena, sino que la forma es un poco impositiva, pero eso es otro tema.

Es evidente que hay dos cosas en este mundo que te dan la fama de una manera espontánea y rápida, uno el descubrimiento y otro las leyes. Podríamos especificar y decir que son el talento y el escándalo, pero yo me inclinaría por la inteligencia y la estupidez aunque esto significa más una maximización que una especificación. Así que nosotros, en “lo viajes de Wilberth” queremos tener los cinco minutos de fama que teorizó Warhol y vamos hacer que nuestros críticos de cabecera, la PGR, nos dé el visto bueno, pues vimos que esta institución, aparte de agarrar a malhechores, la hacen de jueces al estilo America Idol.

Para empezar, yo no haré un poema, porque creo que lo haría peor, pero sí diré que yo no me masturbo, y ni me seco el orín con la bandera, para eso tengo la foto de Josefa Ortiz de Domínguez.. No, yo me seco los Güevos con la bandera después de bañarme. Incluso, cada que voy a cagar, pongo el himno Nacional, para que salga todo bien y haga juego con lo que cago. Mi bacín tiene forma de Benito Juarez, y su boca es el que recibe todo lo que me sobra. El papel higiénico tiene la cara de todos los niños héroes, así como la de Pancho Villa y Emiliano Zapata. Tengo un ponch con la foto de Miguel Hidalgo y Costilla y un paliacate en donde Jaspe maría Morelos s cogido por el pípila. Es más, tengo un Guevo verde, otro rojo y una serpiente que ansía por ser devorada por una femenina águila peluda.

Y como muestra de mis facultades en la música, esto aparte del tema que tratamos, les presento una canción que compuse y arregle, con ayuda de Paco Gonzalez, conocido en los bajos mundos como “El Boca Negra” por su fascinación por el denominado “Beso Negro”. La canción es en forma de Reggeton :

Mejicanos al alarido Belicoso,

El hierro y presta el culerón,

Y se mueva el clítoris de la tierra,

Al escandaloso gas de cañón.

Rodear ¡oh nena, tu cintura de olivas!

Y del ¡Pas! como arcángel divino,

Como el cielo se me vino,

Con el dedo de un dios te jugó.

Masiosare, un extraño me dijo:

“Profanaste a mi hermana Consuelo,

Pienso ¡si tienes querida! Que el cielo,

Será testigo del hijo de puta que soy”

Bueno este es sólo un fragmento. Espero que a raíz de esto reciba muchos post y citatorios, y hasta ultimatums de 72 horas.

7 comentarios:

Eduardo Huchin dijo...

Corrijo, el verdadero parecido del "poeta maldito", por unanimidad es:
tan, tan

Juan Topo, el señor Topo o Hans Moleman, como gustéis.

Saludos

wilberth herrera dijo...

jaja, es cierto. Y más con las mamadas que le hacen .Un saludazo.

Quijaditas dijo...

Pensé que el poeta eduardojuchín me había ganado el comentario, pero no. Aun más parecido que a Juan topo es la encarnación de "El Topo" (Mole man) de los 4 fantásticos. Desde lo que lo vi en aquel salón de la Godoy lo supe.

Aquí aporto las evidencias:

http://fantasticfour.ugo.com/?cur=mole-man

http://www.comicvine.com/mole-man/2481/

Metis dijo...

Órale, me ha hecho reír, palabra, aquí mis compañeras de oficina ya pensaban llamar a los loqueros, jajaja, tiene presente en su casa a todos los personajes de la historia patria del país, que chido, como usted dice, y por lo que respecta al “poeta maldito”, creo al igual que usted que por lo único que se le debería castigar es por haber compuesto un mal poema, propongo a las autoridades competentes para finiquitar de una vez por todas este asunto de las injurias al lábaro patrio unos castigos para el ya tan famoso “poeta maldito”. 1) Ponerle unas orejas de burro e hincarlo en el rincón de una biblioteca pública por unas cinco horas; 2) que limpie todas las mañanas el parque principal de la ciudad por un mes; 3) encerrarlo en su estudio hasta que ahora si componga un "bonito" poema a la bandera. Espero me disculpe el Sr. Sergio Witz por faltarle al respeto, y que las autoridades no me vayan a acusar de hacerles proposiciones indecorosas. SALUDOS!

wilberth herrera dijo...

Jeje, eso de las proposiciones indecorosas, me ha hecho imaginar algunas que no tienen nada que ver con el post. Pero soy un enfermo, no me haga caso.
Pues, creo que agregaría la tortura que sufrieron nuestros padres y más nuestros abuelos, el hincar al malhechor con unas tapitas en las rodillas.
Esa está en el top ten de torturas medievales.
Y sobre el mal poema, lo voy a publicar para que me hagan publicidad las autoridades, y para que un desquiciado escriba de mí y me busque un parecido con alguna caricatura.

Saludos para usted y para todas en la oficina ¡Arrrrrozzz!

Quijaditas dijo...

Mmm como adelanto a lo del parecido, tienes un aire a Jimbo Rosso, el maloso de los Simpsons. Con el gorrito y una comisa de punisher o los piratas, ya estarías.

Jeje saludos master.

wilberth herrera dijo...

Beta?el que se pone a llorar cuando moe llega? Chido. Jimbo Rosso, jajaja. Un saludo, Quijaditas.