viernes, 16 de mayo de 2008

Atemahawke

Esta entrada, la quiero empezar con una para mi queridísimo amigo Juanito Magaña. Y esto, gracias a la opinión al vapor que le hice, cuando me preguntó mi opinión sobre Porter. Yo le dije que me parecía una banda con un ego de la chingada y un talento de pene de gordo que no se lo encuentra. Esa opinión me la basé en las canciones que escuché sobre el primer disco de Porter “Dónde Pastarán los ponys”, que sí se me hace un disco malo. Pero no había escuchado su disco más reciente “Atemahawke”, y eso sí es una grave error.

Hace unos meses (dos para ser exactos), en Champotón , me levanté como a eso de las 5 am, gracias a que tenía que llevar a mi hermanito de 10 a una excursión a Mérida. Encendí la televisión y lo puse en Mtv, porque sabía que a esas horas pasan zzz, que consiste en puros videos pero de bandas buenas (es lo que nos dejaron los capitalistas de la cadena), y mientras me ponía mis tenis como un zombi, escuché una voz que reconocí como Bjork, y me dije “Ahh, el nuevo trabajo de mi amada islandesa”, pero el video no mostraba el rostro rasgado de uno de mis amores platónicos. Sólo mostraba a una mujer embarazada, que era la protagonista del video. Se parecía al personaje femenino de “Sweeney Todd”. Había un coro lejano de “miaus” de gatos que me parecieron muy interesantes, porque lograba cierta perturbación y oscuridad en la canción. Me quedé asombrado de la canción pero había algo que no me convencía sobre si era Bjork o no. Esperé a que terminara el video, para ver de qué canción se trataba, así de cómo se llamaba el disco de la islandesa. Pero para mi sorpresa no era Bjork, era Porter, y la canción era Host of a Ghost. Recordé en ese momento mi crítica parka y mezquina que lancé a una pregunta de mi amigo. Me fui a la excursión de mi hermanito, con esa espina en mi cabeza, y con la melodía en mis oídos. Al regresar, y después de dormir por el cansado viaje, bajé el disco completo y lo escuché varias veces.

El disco empieza como toda promesa debe comenzar, con una canción sin más pretensión que el de agradar. El tunel es el que abre el disco, pero no es una joya. Las consiguientes canciones sí lo son.


Host of a Ghost es una gran canción. Está en inglés y eso es una de las características más visibles, ya que es la única en inglés, del álbum. La razón del por qué está en inglés, no la sé, pero lo que sí sé es que está muy bien hecha y muy bien armada el ritmo. También es una muestra clara que el satanismo que se tenía de escribir canciones en inglés, importa muy poco. Pues bandas como Hello Seahorse! y Porter, utilizan el idioma anglosajón como una herramienta más. Hay que recordar, que a partir de que el rock en tu idioma, cundió las disqueras en Latinoamérica, las bandas dejaron de cantar en inglés. Y lo hacían porque era un requisito que se les exigía, ya que las disqueras y las radios concebían el rock con el idioma Inglés; recuérdese Three Souls in my mind de Lora. Después del auge del rock en español, el inglés se satanizó, pues no se quería el inglés, en un acto de completo nacionalismo enfermo, pues se llegó a creer que las canciones de rock en español eran superiores a las canciones de rock en inglés. Hoy en día, las cosas han cambiado. Por lo menos, un poco. Y las bandas cantan en el idioma que creen apto para su canción. Host of a ghost, no sólo es una gran canción, sino que contiene toda la gama de elementos e influencias que la banda pretende. Es en sí, la canción que promociona a Porter.

Cuervos es otra gran canción de este álbum. Contiene una letra, que como todas, logra mostrar que la banda, cuando madure, será una de las grandes de México. La música es muy melodiosa y se complementa con la armonía de algunas palabras. El coro “Cría cuervos y los ojos te van a sacar por necio” es muy bueno, tan bueno que se olvida que ese dicho está muy usado. Y todo gracias a la temática de la canción. “Qué has creado. Es acaso tu vanidad, y tu amor, por todo lo que no has de lograr.” es un muy buen inicio. Pero es mucho mejor, y creo que es una de las mejores frases de Porter “Te has salido de control. Aborta la misión. Le debes un bien, piénsalo. Respeta a tu creador”. Al final de la canción, nos recuerda a Blur con esos sonidos comiquísimos, que le dan un aire muy fresco..

Otra gran canción es Vaquero Galáctico. Y aunque la letra es un poco pretenciosa, tiene pinceladas muy buenas como “Vaquero galáctico llamando”. Es una canción que parece ser infantil. Las frases son sencillas y que nos remiten, al Principito. “me fui flotando en una pose fetal”. Empieza con una balada que raya el blues, y el piano con que comienza es una muy buena fórmula, para que la reacción que ocasiona la incursión de la batería y las guitarras.

Perdón por ponerle este video, pero lo intenté subirlo al ijigg it miles de veces pero no se pudo, así que sólo pude poner un videito con letra.

Pero, la que a mi parecer es la mejor canción de este álbum y de Porter es Xoloitzcuintle Chicloso. Es una canción con un aire de disco de los 80´s, al estilo de “Jamiroquai”, y a New York city Boy de “Pet Shop boys”, pero me recuerda mucho a la canción hyperballad de Bjork, con los violines que suenan después de “humanos al fin, que ingenuo fui…” es una gran canción, y la letra es lo de menos, aunque no está muy mal. Al final de la canción hay un hidden track, en donde se escucha una tonada, que para muchos, es una invitación para el nuevo álbum.

El álbum es muy bueno y redondo. Muestra a una banda que en discos futuros promete convertirse en la nueva revelación del rock mexicano. Muy a pesar de los rumores de la personalidad de cada uno de los integrantes, y de la forma de expresar su música con vestimentas que no a muchos agrada (una vez salió Mussgo, el vocalista, vestido de helado, y en el vive latino 2007, salió como en el video de Host of a Ghost, como del niño cazador y rival de Peter pan de la película Hook). Las demás canciones son muy buenas, Bailando con mi virginidad, Estocolmo y la caótica y grisácea Este cosmos, que empieza recordandonos al Coldplay de A rush the blood to the head, con esos batacazos potentes y la melodía de tren con las guitarras que asemeja mucho al The Clocks, que nos deja satisfechos, y con un gratísimo sabor de boca, y podría decirse, con la conciencia tranquila de no sabernos con bandas como Panda o Motel. En resumen, Porter ejecuta muy bien su música. Marcando su ritmo de forma sorprendente, tanto así que es de calidad internacional. No le importa manejar un estilo que lo identifique como mexicano y eso es un gran mérito. Y su único punto débil, que no es muy grave, en verdad, es la letra. Le falta una letra que vaya con la contundencia de la música, aunque hay pepitas de oro que nos agrada. Pero en el momento (porque sólo es falta de tiempo para que den con la fórmula de la letra) en que den en el clavo, se verá a un grupo maduro y de clase mundial.

1 comentario:

JM. Garcíamagaña dijo...

futa!!! ya empezaba apensar que sólo a mi me gustaba Porter... persoanlmente me encanta la de Espiral...