jueves, 21 de febrero de 2008

Sigur Ros


Sigur ros. Una mañana me pilla la decencia, y me siento en una infinita depresión. Esa es una buena señal para mí: no estoy dejando de ser humano. La dilatada felicidad es producida por el sabor ácido de la tristeza. He llegado a sentir fascinación por la tristeza.

En esos momentos pueden ocurrir un sin fin de cosas. Tanto me puede apetecer leer un libro, como jugar un videojuego, pero todo acompañado con la música adecuada. Es ahí donde encuentro un bunker.

He sabido sobrellevar la depresión y la he canalizado en formas más productivas. Sin embargo, el momento del ataque es la muestra de una vulnerabilidad total. Como si la cotidianidad se haya encargado de pelar el cable de mi humanidad y lo haya dejado con el cobre a la intemperie.

Vuelvo con la música. Este elemento se ha convertido en una herramienta indispensable en mi vida. Orfeo fue retado por Hades. Este, para buscar a su amada Eurídice, tuvo que bajar a los infiernos para traerla de vuelta, pero para eso debía vencer a Cancerbero. Tocó una bella canción con su lira, hizo dormir al perro infernal e hizo llorar por primera vez a los demonios del infierno.

Es evidente que en estos tiempos ha habido una producción masiva de música. Es evidente también que no cualquiera hace música, y hace mierda para vender. Sin embargo, también hay muchos que tienen la fortuna de ser bendecidos por el dedo de Orfeo.

Y así como hay muchos que hacen mierda, hay muchos más los oyen. Esto quiere decir que hay que saber escuchar la música y no cualquiera es afortunado en ese aspecto (la música tocada por Orfeo fue un anestésico para los hombres y una bendición para los dioses, que como Hades y Perséfone, fueron tocados por su música y ablandados).

Una banda que tiene un éxito total en Europa, y parcial en América es la banda islandesa Sigur Ros. La rosa de la victoria, es el significado en islandés. Este nombre fue escogido porque en el día de la formación de la banda, estaba naciendo la sobrina de uno de los integrantes de la banda y se llamó Siguros.

Sigur Ros mantiene una calidad desde su comienzo. Y a pesar de que cantan en islandés, tienen una gran aceptación. Esta banda está integrada por Georg Holm, Jonsi, Orri y Sveinsson. El centro creativo es el vocalista Jonsi. Jonsi es homosexual y es ciego de un ojo. Esta carencia visual ha sido una facilidad para ver diferente el mundo, y eso se ve reflejado en las letras.

Sigur Ros puede ser tachado de una banda conceptual. De hecho, su disco ( ) del 2002 lo demuestra, al no tener nombre ninguna de las canciones. Incluso el book está en blanco, y esto para que el escucha lo rellene según el sentido que le dé: “La razón del diseño es puramente conceptual... queremos implicar a las personas que se acerquen a él a través del diseño mismo. Hasta que el disco no ha sido escuchado por el público nosotros no lo damos por finalizado. Una vez que alguien tiene el disco en sus manos y lo escucha, ese disco deja de pertenecernos... a partir de ahí el disco ya es suyo, pasa a convertirse en la banda sonora de esa persona, sin condiciones, para que haga lo que quiera con él” Una banda sonora para cada uno. Ese es el centro que define su música. Por eso, no es tan fácil esta banda. Sigur Ros es para escucharse, encerrado, solitario, incluso con audífonos en medio de una caminata en la tarde. No es para escucharlo al calor de una borrachera, o en el estero del carro con los amigos. Es necesario una intimidad.

El disco ( ), intenta una compenetración por medio del lenguaje musical. Y es singular la manera en que experimentan la música. Si de por sí el islandés es desconocido para los occidentales, utilizan un lenguaje que permite que el escucha esté en un estado casi catatónico. “No hay letras al menos en el estricto sentido de la palabra. Pero utilizamos el hopelándico para condicionar menos la escucha. A veces la música de una canción es triste y la letra muy alegre y entonces... qué pasa?... si las sensaciones están condicionadas por el texto éste no hace sino limitar la libertad en el escucha”

Letra y música. La música actual está compuesta por estos dos factores. Sin embargo, las diferencias son la unidad en Sigur Ros. Ya que sin una u otra no tendrían el mismo efecto. Orfeo es dios representativo de la música y de la poesía, y no existe una división en ello.

Ny batteri muestra una fuerza negativa. La música maneja un odio que se va incrementando, y la letra trata del sentirse agotado, cansado de ser amordazado. Es el punto más bajo que muestra el ser humano cuando se siente absorbido y vaciço ante las inclemencias del mundo, y el desquicio que provoca el saber que, aunque tengas a la persona o cosa que te recarga las energías, estarás, de nueva cuenta en el hoy en que te encuentras. Esa reincidencia es agotadora y muestra una salida aparente que es la muerte. Sin embargo, la muerte es otro estado de renovación para un próximo agotamiento. Ny batteri significa “baterias nuevas”

Hoppipolla significa, Saltar charcos. Trata de la alegría, del poder de la alegría, más bien. Uno está empapado y disgustado, otro está empapado y saltando. el poder hacer rodar y rodar, el empaparse sin caucho, el caer y poder levantarse. De esta manera está escrita la canción, como una lluvia de ideas que tienen un íntimo sentido. Es entendible la letra y la música es magistral. Casi para un soundtrack de una película. Y tomando la licencia de Jensi, es la banda sonora de uno.

Hufupukar es una bella canción. Tiene elementos Folk que derriten los oídos. Y esa voz compagina excelentemente. Incluso parece ser una canción de hadas.

Sigur ros está presentando su documental Heima. No es la primera vez que esta banda coquetea con el cine. También han compuesto dos bandas sonoras, una para un corto de animación y otra, editada en CD, para el documental Hlemmur.

Para principios de 2008 está previsto un nuevo lanzamiento: el DVD que recoge una de las escasas ocasiones en que se representó La magia del Cuervo de Odín. Se trata de un espectáculo musical realizado por Sigur Rós, el compositor Hilmar Örn Hilmarsson (Ángeles del Universo) y el cantautor Steindór Andersen.

2 comentarios:

JM. Garcíamagaña dijo...

Fijate que había oido hablar de esta banda... pero nunca la había escuchado... muy buena propuesta... creo que el término es "dolorosamente bello".Creo que la música Isalndesa es profundamente épica pero no en el sentido vulgar que se emplea la palabra "epico" en la actualidad... sino con esa roamnce de poesía heroica.

wilberth herrera dijo...

Diste en las palabras que estaban revoloteando en mi cabeza, pero que no pude atrapar. Definitivamente son dolorosamente bellaz, y no sólo manejan el dolor, sino muchos otros sentimientos, como la alegría, el amor, el ansia, el odio.
Y definitivamente son épicos, hasta los huesos.