viernes, 21 de noviembre de 2008

This is Campeche!!



El miércoles me levanté como siempre, a las 6:15 Am para ir al trabajo. No quise desayunar Choco Krispies , ya que la última vez, pude identificar un huevo de mosca verde entre el arroz inflado color chocolate, y mi cuchara, con un poco de ese arroz y la leche chocolatada, se me hicieron de lo más asqueroso. Mejor dejé al Elefante Melvin y me decidí por el buen Tigre Toño.

Llegué al trabajo, y empecé mi qué hacer. Cuando hube terminado de subir las notas (fíjese que soy capturista y mi labor es subir noticias), abrí una pestaña para buscar buenas nuevas. Un instinto divino me hizo buscar algo en una pinchurrienta página del cual no recuerdo la dirección. Y que me topo con que la venta de boletos de Radiohead empezaba el miércoles 19 de noviembre. “¡No mames Fernanda (una amiga del trabajo), ya van a vender los boletos de Radiohead!!”, “¿En serio?” me preguntó con cierto dejo de duda, ya que, por alguna extraña razón, ya no confían en mí. “¡¡Sí, coño. El próximo miércoles empieza!!” Y le mostré la página.

En ese momento ya no tenía un trabajo, ni era asalariado; busqué páginas que confirmaran el evento, y dí con la de OCESA, los encargados de traerlos. “Esta madre lo tengo que subir al Blog” dije, “Primero checa cuanto sale y después piensas en el blog” me dijo Fernanda “¿Quién carajos es Radiohead?” me preguntó Irving, otro amigo del trabajo. Unas miradas parecidas a los que les hacen los tigres a sus presas salieron de los ojos de Fernanda y de los míos. “Tus machos” le contesté al ignorante de los de Oxford, y me dediqué a seguir la noticia.

Las páginas latinas sobre Radiohead, los foros, y hasta el Universal daban por hecho la noticia. Minutos más tarde, OCESA daba el costo de los lugares “El más caro. Ese voy a comprar” dije, mientras Irving seguía chateando con unas amigas “¿Eh?”, “Nada, coño. Sigue trabajando” le contesté. Le mostré los precios a Fernanda, y ella exclamó lo mismo que estaba pensando “Pues no están muy caros, a como lo suponía.”

Vi mi reloj, y ya tenía que cambiar mi portada. Dejé abierta las ventanas para que pasara un poco de aire fresco, aunque alentara un poco más mi computadora. Trabajaba contento, no dejaba de pensar en dicho evento, cuando “¡¡Puta, madre, es sólo una fecha!!” y mi imaginación empezó a imaginar la batalla campal que eso suponía. Pero ya estaba preparado para eso desde hace 5 años. No importa, voy a conseguir mi lugar a como dé lugar. “¡¡Puta madre, necesito una tarjeta Banamex!!” sabía que ticketmaster sólo permitía Banamex, gracias a Tino, amigo que fue ( e irá nuevamente) al concierto de Iron Maiden. Así, de la pura necesidad, empezaba a trazarse un plan para conseguir mis boletos. “¡¡Puta madre de Dios, no tengo el suficiente dinero!!” y justo después de haber terminado de decir lo anterior, entró mi jefe, impidiendo desde ese momento, a que volviera a expresar mis descubrimientos escaldados.

Terminé lo que me quedaba por hacer mientras maquilaba cómo conseguir el dinero, hasta que “¡¡Andalé!!”* y vi con lujo de detalle la fecha “El viernes pagan” y así, de la nada, mi sueldo ya estaba sentenciado. 1500 la paga, 1500 el boleto.

Sacando las cuentas, esa era la suma mágica (fíjese cómo las sílabas hacen un albur), ya que el lugar más caro salía $1250 más envío de los boletos. Hasta que días después me diera cuenta de que ticketmaster cortaba con machete cañero.

Salí del trabajo con una sonrisa en el rostro. No podía creer que ya estaba cerca el momento que estaba esperando: mi primer concierto masivo, ante la mejor banda del momento. Pero así como los caballeros del zodiaco sintieron la larga travesía que les esperaba cuando vieron a Saori caer presa de las flechas en el recinto de las doce casas, así me sentí al saber todo lo que me quedaba por delante. Me despedí de Fernanda, puse Jigsaw Falling into Place en mi mp3, y me caminé hacia mi casa, con la consigna de compartir la noticia.

*Con esa intención lo escribí. Ya sé que no existe y que va acentuada en “Án”. Pero es una expresión que hago. ¿Ok?, para aquellos que se crean lingüistas.

2 comentarios:

Rodrigo Solís dijo...

Veo que ahora ya no te paga el Verde ecologista sino el PAN. Me gusó el cambio.

Los viajes de wilberth dijo...

jajaja, sí, "El señor presidente" paga mejor, y ahora que murió un dizque campechano, necesita pagarle a otro.
Qué bueno que te gustó,